lunes, 14 de marzo de 2016

Menchu Garcerán nos presenta "Infiltrada"



Cuando el cuerpo de Hanna Solomon, jefa de estudios de una universidad de Washington, es encontrado en la sala de profesores, Bárbara, su amiga y experta en perfiles psicológicos del FBI decide infiltrarse en la escuela para descubrir al asesino. 

El agente especial Malcom Dareck, su compañero, un hombre tan atractivo como inteligente se opone a que ella se ponga en peligro de esa manera.

A partir de ese momento, la relación entre ellos experimenta un sutil cambio del que ellos no son conscientes al principio. Después, vendrán la tensión, las discusiones, el instinto protector de él y el de independencia de ella.

Infiltrada es una historia en la que un asesino decide que Bárbara se interpone en sus planes mientras que ella y Malcom están dispuestos a desbaratárselos. ¿Llegarán a tiempo para evitar una nueva muerte?

Fant-Art de Susana Granados y Tiaré Pearl 
<<¿Quién no ha deseado alguna vez abrir un libro y quedar atrapado por su historia? Un asesinato, amenazas, agresiones… con un halo de misterio e intriga que nos obligan a seguir leyendo, página tras página, hasta conocer el inesperado desenlace. Todo ello regado con una buena dosis de “tensión sexual no resuelta”, de un amor que se esconde bajo el disfraz de la amistad y el compañerismo y que, una vez que se revela, es tan fuerte que ni los principios de los protagonistas pueden contra ello.>>

Esta es una novela que leí en su día, siempre me han gustado las historias que mezclan acción, suspense y romance pues tiene todos los ingredientes para que no puedas dejarla. Menchu Garcerán reedita su novela "Infiltrada", ahora la autopublica y en Amazon la puedes encontrar, y si no la conoces no te pierdas esta entrevista donde nos habla más sobre esta historia.

¿Cómo surgió Infiltrada?


Infiltrada es una de las novelas que más he tardado en escribir. ¿La razón? Primero la escribí como un fan fic de una serie que me encantaba. Jag, alerta roja. En ese fic, no eran agentes del FBI sino militares y ella no era psicóloga sino abogada. Me gustó el resultado de la historia y decidí dotarla de personajes propios, con unas características creadas por mí, no por un guionista de televisión y así nacieron Bárbara y Malcom. Tardé más de un año en esta nueva “versión”

Tus novelas siempre tienen una trama de suspense y misterio que acompaña al romance, formando una historia con muchos matices, se podría decir que es tu estilo ¿verdad? ¿te gustan a ti las historias con esta mezcla de ingredientes?

El suspense me encanta. En novelas románticas, como novela negra, en el cine… me gusta hasta la música que ponen en las películas en las que aparece un misterio. Y por lo tanto, me gusta escribir historias en las que haya algún tipo de intriga.

¿Qué nos vamos a encontrar al leer tu novela?

Una historia de amor entre dos compañeros de trabajo que no saben que están enamorados, una investigación policial, una relación de amistad entre Bárbara, otra de las profesoras de la escuela y la amiga asesinada, un elemento de ternura con la aparición del pequeño John, que decide “adoptar” a Malcom como padre.

¿Te has documentado?


Sí, por supuesto. Aunque, aparentemente, todo transcurre muy fluido, he tenido que investigar desde los cargos del FBI y su organigrama, hasta las universidades que hay en Whasington. El perfil psicológico del asesino me llevó esfuerzo, investigación y muchas conversaciones con mi hijo, que es psicólogo. Nada en el comportamiento del asesino es casualidad. Las calles de Whasington, como se rescata un coche de un río… en fin, infinidad de cosas y detalles que llevan muchas horas de trabajo.

¿A qué tipo de lectores va dirigida?


A cualquiera que quiera entretenerse y que le guste el suspense y las historias románticas.

Nos presentas a los personajes.  


Por un lado está Malcom, un hombre atractivo, sincero, simpático, aunque le cuesta mucho mostrar esa faceta con Bárbara, sobreprotector con la gente que quiere, inteligente, trabajador… Es evidente que eso es lo bueno. ¿Lo malo? Testarudo, mandón y con mucho miedo al compromiso.

Bárbara es una mujer solitaria, amiga de sus amigas, seria, sensata, valiente, luchadora… ¿Lo malo? Tan testaruda como él. Seguro que tiene más defectos pero ahora mismo no se me ocurre ninguno jajaja.

¿Qué nos puedes contar de los secundarios?

Me encantan los secundarios. Para mí son imprescindibles. En “Infiltrada” están Marie, que es quien encuentra a Hanna y su hijo John, los profesores de la universidad, todos tienen un papel y un motivo, el jefe de Malcom y Bárbara. Puedo decir que estoy muy orgullosa de todos ellos.

¿Cómo definirías la historia de amor de los protagonistas?


¿Puedo decir que es un amor despistado? Cuando empiezas a leer, ya al principio, te das cuenta de que están enamorados, pero ellos no se han dado cuenta. Poco a poco empiezan a ser conscientes de que el otro existe, la tensión sexual se acrecienta y la sensación de que están en una montaña rusa les llega a resultar incómoda y atractiva a la vez.

¿Alguna curiosidad?

Pues ahora mismo la única que se me ocurre es el “cuidado” con el que investigaba sobre el FBI. Me metí en su página tantas veces que llegué a pensar que se iban a mosquear. ;)


Nos regalas una escena para abrir boca… 

—¿Qué hago aquí?
—¿Dormir? —preguntó a su vez elevando una ceja en un gesto irónico.
—Genial —musitó para sí misma—. Y, ¿me puedes explicar cómo he llegado hasta este lugar?
Su expresión se tornaba cada vez más seria y la de él más divertida. Ver a su seria y eficaz compañera metida en su cama, casi desnuda y con ese semblante de espanto, le hacía sentirse a la vez contento y molesto. Aquello, desde luego, era un claro insulto a su ego, pero decidió no tomárselo como algo personal.
—Muy fácil —respondió aguantando una sonrisa y picándola un poco más—. Viniste tú solita.
—Ya. —Intentó buscar en su cerebro la escena que le recordara cómo había ido a parar allí, pero todo era niebla en su cerebro y, para colmo, Malcom estaba disfrutando a su costa. No había más que mirarle a la cara para saberlo.
Con cierto temor por conocer la respuesta, preguntó:
—Y… la ropa, ¿también me la quité yo?
—No —sonrió divertido—. Ésa sí te la quité yo.
—¿Qué? —gritó alarmada. Olvidando que sólo llevaba el sujetador blanco de encaje, soltó el edredón, que se apresuró a volver a subir cuando vio la dirección de los ojos de su compañero.
—No te preocupes —la tranquilizó a la vez que se defendía—. No miré.
Ante su expresión de duda, admitió con todo el descaro del mundo:
—Bueno, miré un poquito, pero entiéndelo. ¿Qué hombre en sus cabales no te echaría un vistazo?
—Malcooommm. —Su tono de advertencia le confirmó que había alcanzado el límite. Si seguía provocándola acabaría enfureciéndola de verdad—. Nunca imaginé que tendrías tanta cara —le espetó apretando los dientes y aguantando las ganas de ahogarlo.

Pues después de lo que nos cuentas estoy deseando releerla, además, esta portada me gusta mucho más que la anterior. Muchas gracias por estar en Regálame Romántica, es un placer hablar contigo Menchu. A todos, sabed que ya está a la venta en Amazon y demás plataformas digitales ¡¡no te pierdas Infiltrada!!


¡¡Feliz Lectura!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejad vuestros comentarios siempre con respeto y educación, no todos podemos tener la misma opinión. Todo comentario que sea irrespetuoso o contenga Spam será eliminado. Gracias ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...