lunes, 21 de marzo de 2016

Reseña: Martina agitada, no revuelta de Olga Salar




¿Os ha pasado alguna vez que al despertar una mañana habéis descubierto que vuestra vida está patas arriba? ¿Sí? Pues eso mismo me acaba de suceder a mí, Martina Vega, treintañera, soltera, en busca del trabajo de mis sueños y del hombre capaz de soportarme. Y os aseguro que no es tarea fácil.

Por eso, he creado el blog más Divinity de la muerte. En él cuento aquello que me sucede, que me preocupa o que simplemente se me pasa por la mente en ese momento. Para conocerme mejor, visitad Martina, agitada, no revuelta y dejadme algún comentario. El karma os lo agradecerá.



Como Olga Salar explica al principio de la novela, esta historia sale de unos artículos que empezó a escribir para la revista Aon? Fueron doce textos, lo que completó un año, hablando de las peripecias de Martina Vega. Estos relatos mensuales tuvieron muy buena acogida y la autora decidió darle a su personaje el final que merecía, por ese motivo en "Martina agitada, no revuelta"  están recopilados esos artículos, otros inéditos y un final feliz para esta protagonista tan loca.

Ahora sí, mi opinión. Está escrita como un diario personal, en primera persona, donde vemos como Martina Vega nos cuenta sus aventuras y desventuras en capítulos cortos, pues al imitar el formato de un diario, cada capítulo son los pensamientos de un día distinto. No estoy acostumbrada a leer estas novelas tipo "diario" pero está bien para un kit-kat entre novelas más largas o pesadas, me ha parecido divertida y entretenida.

Este es el blog-diario de una treintañera, soltera que quiere cambiar de trabajo y encontrar el hombre ideal, y las formas de expresar sus pensamientos son a veces algo peculiares. Tiene bastante humor, con un lenguaje ameno, y algunos momentos que te sacaran una carcajada. Es fresca, sencilla y fácil de leer. No puedo contar mucho más sin destriparla, así que esta es una reseña corta también.

En definitiva, una novela muy corta para pasar un rato divertido, pues te la lees en una tarde. Es ideal para hacer un reset de libros más intensos y tiene un precio muy asequible, solo 0,99€, en  Amazon. Si os animáis ya me diréis que tal... Un besoooo

sábado, 19 de marzo de 2016

Club de Lectura: Persuasión de Jane Austen



La protagonista de "Persuasión" es Anne Elliot, hija mediana de un vanidoso Sir con un título de nobleza menor. Fueron precisamente sus ínfulas de grandeza las que llevaron años atrás a Anne a rechazar, pese a sus sentimientos, el matrimonio con un por entonces joven militar de incierto futuro. 

Pero las guerras hacen mudar las fortunas y las hazañas de aquel oficial lo han convertido, cuando vuelven a encontrarse, en un acaudalado capitán de la Armada de Su Majestad. Dolido aún por aquel antiguo desaire, el capitán Wentworth será ahora, cuando dé a conocer su voluntad de casarse, quien haga gala de su indiferencia hacia Anne…



Hoy sábado, 19 de marzo, a las 18:00h. tendrá lugar el Club de Lectura, dirigido por Mila Cahue de Hablando de Jane Austen, sobre la obra de Jane Austen Persuasión.

Persuasión es la última novela escrita por Jane Austen. La empezó a escribir poco tiempo después de haber terminado Emma, la terminó de escribir en agosto de 1816. Austen murió a la edad de 41 años en 1817, no obstante Persuasión fue publicada como trabajo póstumo en 1818.

Persuasión está conectada con La abadía de Northanger no solamente por haber sido publicada junto a ésta en un solo tomo dos años más tarde, sino también porque ambas historias toman lugar en Bath, balneario al que Jane acudía en aquella época.

Argumento:

Persuasión nos presenta a Anne, hija de Sir Walter Elliot, hombre vanidoso y demasiado preocupado de las apariencias como para ver lo que sucede a su alrededor. Anne tiene dos hermanas, Elizabeth, mayor que ella pero aún hermosa y atractiva, de carácter idéntico a su padre, y Mary, menor y ya casada con Charles Musgrove.

En medio de estas personas se encuentra Anne, cuya edad "adecuada" para contraer matrimonio ha pasado, de belleza y plenitud perdida. Varios años antes Anne conoció a un oficial de marina, Frederick Wentworth, pobre y sin ninguna perspectiva para que una familia como la de los Elliot accediese a un matrimonio con uno de sus miembros. Movida por la persuasión de Lady Russell, quien crio a Anne como una madre por la ausencia de la verdadera, Anne se ve obligada a negarse a su amor y enfrentar largos años de soledad en los cuales si bien va perdiendo tal vez la belleza crece su espíritu y su inteligencia, convirtiéndose en una mujer atractiva y bondadosa.

Sin embargo, la oscura suerte de Anne cambia cuando, después de todos esos años aparece nuevamente en su círculo social el capitán Wentworth, enriquecido por la guerra y altamente atractivo. Aunque en un principio el resentimiento y el dolor del rechazo anterior mueven al hombre, pronto el carácter de Anne lo cautivará de nuevo dándole a ambos una nueva oportunidad en la vida.

Adaptaciones al Cine y TV

1995
Algunas veces ni el tiempo logra disuadir al corazón       

En 1995 se estrenó en el cine esta versión dirigida por Roger Michell. Se filmó en Abbey Green, Bath y Somerset. Los actores principales fueron; Amanda Root, como Anne Elliot y Ciarán Hinds como el Capitán Frederick Wentworth.

Tengo que confesar que Ciarán Hinds me encantó como Capitán Wentworth ¡¡es tan intenso!!, siempre he admirado a este actor. En cambio Amanda Root es un poco insípida como Anne, aunque supongo que el personaje requiere esa contención, eso si, el peinado de esta Anne es mucho mejor que el que lleva la actriz de la otra película. También decir que la fotografía de esta versión es más apagada y gris, parece que haya un filtro que no deja relucir  en su plenitud los colores. 

Si clicas el cartel verás más información sobre esta película. Aquí abajo os dejo el booktrailer, aunque no lo conseguí en castellano (ninguno de los dos).


2007
En 2007 se estrenó como película para TV esta otra versión dirigida por Adrian Shergold. En esta ocasión son Sally Hawkins quien da vida a Anne Elliot y el guapísimo Rupert Penry-Jones como el Capitán Frederick Wentworth.

En esta versión me gustó más el personaje de Anne, parece con un poco más de carácter que en la de 1995. Y nada que objetar al Rupert como Capitán Wentworth, esta guapísimoooo vestido de época, aunque sigo prefieriendo a Ciarán. La fotografía es más viva que en la otra versión.

Igual que en la otra, si clicas el cartel verás más información de esta película. Además, he visto que la película está integra en Youtube en inglés, por si la quieres ver (dice que puedes ver subtítulos en español, pero no tengo ni idea como se activan).


Tengo los DVD de las dos películas como buena fan de Austen que soy y me voy a hacer una sesión doble ;)  Bueno, pues ya sabes... si te apetece hablar de Persuasión y de Jane Austen no dejes de venir hoy sábado 19 de marzo, a las 18,00h. al Club de Lectura con Mila Cahue.

Será en Casa del Llibre de Passeig de Gràcia, 62 en Barcelona. Aquí tienes el Evento por si te quieres apuntar  ¡¡Nos vemos allí!! a ver si con suerte aparece el Capitán Wentworth también ;)




Aquí os dejo algunas fotos del Evento... ¡¡Fue Fantástico!! 


Preparándose
Tijuanita Austen también vino
           
Un placer escuchar a Mila hablando de Jane Austen


                       



                             
Fuimos muchas las que asistimos a este club de lectura,
entre ellas estaban las escritoras Anna Casanovas y Nuria Llop


              
                   Nos pusieron Té con pastas,
                   una tarde maravillosa





jueves, 17 de marzo de 2016

Reseña: Come, Reza, Ama de Elizabeth Gilbert




Una mujer a la busqueda del deseado equilibrio entre el cuerpo y el espíritu

A veces tienes que arriesgarlo todo y dejarte llevar. 

Después de un divorcio traumático seguido de un desengaño amoroso y en plena crisis emocional y espiritual, Elizabeth Gilbert decide empezar de nuevo y emprende un largo viaje para reencontrarse a sí misma. 

Lúcida y valiente novela autobiográfica, Come, reza, ama nos cuenta lo que ocurre cuando decidimos ser artífices de nuestra felicidad.


Hoy vuelvo con un libro que no está catalogado como romántico, es autobiográfico pero se queda a camino de ser considerado de autoayuda. Esto lo digo por la cantidad de personas que me habían comentado como les había ayudado la historia de esta chica.

Antes de meterme de lleno en la reseña, me gustaría decir que, aunque me ha gustado bastante, me parece un poco irreal que todo lo que cuenta la autora. Para aclarar un poco más, es imposible, a mi manera de ver, que cuando huyes de tu realidad diaria para encontrar tu yo más personal, con una mochila llena de complejos e inseguridades, tengas un viaje tan espectacular y conozcas a tanta gente buena. Decir también que no había visto la película antes de leer el libro; una vez terminado sí me decidí a darle una oportunidad y aunque como suele suceder, se deja muchos detalles atrás, es bastante fiel al argumento. Es un film fácil de ver y seguir, si no la habéis visto dadle una oportunidad.


Y dicho todo esto os estaréis preguntando, pero ¿el libro de que va? Pues básicamente de la vida de Liz. Del año sabático que decide tomarse para encontrarse a sí misma. Para esto decide dividir su año en tres y viajar a tres destinos diferentes. Primero Italia, después India y terminar en Bali. Es por esto que el libro está dividido en tres partes y cada parte tiene exactamente 36 capítulos. Lo que hacen un total de 108, para hacer referencia a un japa malas (collar que usan los hindús y budistas en sus meditaciones por el cual se repite un mantra siguiendo las cuentas del collar).

Elisabeth Gilbert o Liz como todos la llaman es una mujer que no encuentra su lugar en el mundo. Escritora de profesión parece tener todo lo que necesita en la vida. Un trabajo que le gusta, grandes amigos y un marido que la adora. Pero no es feliz. Es cuando se da cuenta que no quiere seguir casada cuando empieza su declive. Para ser breves: su marido no lo pone fácil para el divorcio y la hace sentir culpable (algo que si leéis el libro os daréis cuenta que encanta a la protagonista). Empieza una relación que está destinada al fracaso total desde el minuto uno por mucho que no lo quieran ver ninguno de los dos; lo que hace que el grado de ansiedad y dependencia emocional de Liz se dispare.

Así, con una depresión encima y muchos kilos de menos decide la autora embarcarse en una experiencia vital. Y ¿por qué hace esto? Para esto nos remontamos al principio del libro. Además de escritora Liz colabora con una revista que la envía a destinos por todo el mundo con tal de que ofrezca su punto de vista del lugar. En un reportaje sobre Bali conoce a un sabio curandero llamado Ketut Liyer. Este le lee la mano y presagia que tendrá dos matrimonios, que lo perderá todo pero que lo recuperará pronto y que volverá a Bali para pasar un tiempo con él y le enseñará inglés. Es por esto que, una vez decide que debe irse, todo el universo gira para confabularse con ella. 

Primero quiere ir a Italia para aprender italiano simplemente porque le parece un idioma precioso. Pretende hacer algo para y por ella misma sin depender de nadie. Después a India para estar en un ashram donde practicar meditación (empieza a practicarla a través de David el novio post-matrimonio) y por último a Bali para reencontrarse con Ketut el curandero.

En Italia pasa tres meses en Roma, donde lo básico que hace por supuesto es aprender el idioma junto a amigos que va haciendo y disfrutar de la comida. Además ofrece la visión de casi todo el país ya que hace pequeñas escapadas donde describe por ejemplo Nápoles o Venecia. La verdad es que te dan ganas de coger una maleta e irte al igual que ella, dado que parece estar acompañada todo el tiempo de personas maravillosas que hacen que su estancia sea una cura de calma, que es lo que necesitaba. Tal vez por eso he echado en falta un poco de sinceridad porque en ningún momento hace constar el desasosiego de estar sola tan lejos de la que ha sido tú casa.

En India, es muy curioso ya que es una parte que se hace un poco más densa, se pasa media vida metida en la cueva de la meditación o recitando el gurugita (como unos versos/oración) Al principio lo pasa verdaderamente mal, ya que intentar parar una mente tan inquieta es difícil. Pero con práctica y ayuda, sobre todo de Richard el tejano (me ha encantado este personaje) por fin consigue hacer las paces consigo misma y con su cabeza. Aquí también ha brillado la ausencia de crítica hacia el lugar donde estaba. Sin despreciar a nada ni a nadie, ¿me dices que estés en India y no hablas de cucarachas como manos de grandes y de la más que probable descomposición por el cambio en hábitos alimentarios? En todo caso ya os digo que es la parte que se me ha hecho más “pesada”, aunque leyendo lo que consigue meditando te dan ganas de probar a ver que tal.

Y por último Bali. ¡Madre mía que paraíso! Consigue ponerse en contacto de nuevo con Ketut y este le enseña a meditar con la sonrisa para ser más feliz y acercarse a dios. Y allí, como no, hará nuevos amigos. Wayan por ejemplo es una curandera que la ayudará con una herida. A partir de aquí su relación se intensificará, hasta el grado de que Liz la ayudará para conseguir una vivienda (Wayan es divorciada y se ve que en Bali no está bien visto). Gracias a estos amigos conocerá a Felipe, el maravilloso Felipe. Un hombre maduro, con experiencia, que al igual que ella se abre al amor después de un divorcio. Y aunque su intención es no tener ataduras, su relación terminara siendo más sólida de lo que ambos esperan.

Como os he comentado no se trata de un libro romántico, a pesar de que tenga su parte de “amor”. Se trata de descubrir las vivencias de la autora y, si sois capaces de dejar de lado las críticas que os he ofrecido, merece la pena leer el libro, aunque sólo sea para dar un descanso a la lectura romántica en sí. Espero que os guste la reseña y que me digáis si habéis leído el libro o pensáis hacerlo en un futuro.

lunes, 14 de marzo de 2016

Menchu Garcerán nos presenta "Infiltrada"



Cuando el cuerpo de Hanna Solomon, jefa de estudios de una universidad de Washington, es encontrado en la sala de profesores, Bárbara, su amiga y experta en perfiles psicológicos del FBI decide infiltrarse en la escuela para descubrir al asesino. 

El agente especial Malcom Dareck, su compañero, un hombre tan atractivo como inteligente se opone a que ella se ponga en peligro de esa manera.

A partir de ese momento, la relación entre ellos experimenta un sutil cambio del que ellos no son conscientes al principio. Después, vendrán la tensión, las discusiones, el instinto protector de él y el de independencia de ella.

Infiltrada es una historia en la que un asesino decide que Bárbara se interpone en sus planes mientras que ella y Malcom están dispuestos a desbaratárselos. ¿Llegarán a tiempo para evitar una nueva muerte?

Fant-Art de Susana Granados y Tiaré Pearl 
<<¿Quién no ha deseado alguna vez abrir un libro y quedar atrapado por su historia? Un asesinato, amenazas, agresiones… con un halo de misterio e intriga que nos obligan a seguir leyendo, página tras página, hasta conocer el inesperado desenlace. Todo ello regado con una buena dosis de “tensión sexual no resuelta”, de un amor que se esconde bajo el disfraz de la amistad y el compañerismo y que, una vez que se revela, es tan fuerte que ni los principios de los protagonistas pueden contra ello.>>

Esta es una novela que leí en su día, siempre me han gustado las historias que mezclan acción, suspense y romance pues tiene todos los ingredientes para que no puedas dejarla. Menchu Garcerán reedita su novela "Infiltrada", ahora la autopublica y en Amazon la puedes encontrar, y si no la conoces no te pierdas esta entrevista donde nos habla más sobre esta historia.

¿Cómo surgió Infiltrada?


Infiltrada es una de las novelas que más he tardado en escribir. ¿La razón? Primero la escribí como un fan fic de una serie que me encantaba. Jag, alerta roja. En ese fic, no eran agentes del FBI sino militares y ella no era psicóloga sino abogada. Me gustó el resultado de la historia y decidí dotarla de personajes propios, con unas características creadas por mí, no por un guionista de televisión y así nacieron Bárbara y Malcom. Tardé más de un año en esta nueva “versión”

Tus novelas siempre tienen una trama de suspense y misterio que acompaña al romance, formando una historia con muchos matices, se podría decir que es tu estilo ¿verdad? ¿te gustan a ti las historias con esta mezcla de ingredientes?

El suspense me encanta. En novelas románticas, como novela negra, en el cine… me gusta hasta la música que ponen en las películas en las que aparece un misterio. Y por lo tanto, me gusta escribir historias en las que haya algún tipo de intriga.

¿Qué nos vamos a encontrar al leer tu novela?

Una historia de amor entre dos compañeros de trabajo que no saben que están enamorados, una investigación policial, una relación de amistad entre Bárbara, otra de las profesoras de la escuela y la amiga asesinada, un elemento de ternura con la aparición del pequeño John, que decide “adoptar” a Malcom como padre.

¿Te has documentado?


Sí, por supuesto. Aunque, aparentemente, todo transcurre muy fluido, he tenido que investigar desde los cargos del FBI y su organigrama, hasta las universidades que hay en Whasington. El perfil psicológico del asesino me llevó esfuerzo, investigación y muchas conversaciones con mi hijo, que es psicólogo. Nada en el comportamiento del asesino es casualidad. Las calles de Whasington, como se rescata un coche de un río… en fin, infinidad de cosas y detalles que llevan muchas horas de trabajo.

¿A qué tipo de lectores va dirigida?


A cualquiera que quiera entretenerse y que le guste el suspense y las historias románticas.

Nos presentas a los personajes.  


Por un lado está Malcom, un hombre atractivo, sincero, simpático, aunque le cuesta mucho mostrar esa faceta con Bárbara, sobreprotector con la gente que quiere, inteligente, trabajador… Es evidente que eso es lo bueno. ¿Lo malo? Testarudo, mandón y con mucho miedo al compromiso.

Bárbara es una mujer solitaria, amiga de sus amigas, seria, sensata, valiente, luchadora… ¿Lo malo? Tan testaruda como él. Seguro que tiene más defectos pero ahora mismo no se me ocurre ninguno jajaja.

¿Qué nos puedes contar de los secundarios?

Me encantan los secundarios. Para mí son imprescindibles. En “Infiltrada” están Marie, que es quien encuentra a Hanna y su hijo John, los profesores de la universidad, todos tienen un papel y un motivo, el jefe de Malcom y Bárbara. Puedo decir que estoy muy orgullosa de todos ellos.

¿Cómo definirías la historia de amor de los protagonistas?


¿Puedo decir que es un amor despistado? Cuando empiezas a leer, ya al principio, te das cuenta de que están enamorados, pero ellos no se han dado cuenta. Poco a poco empiezan a ser conscientes de que el otro existe, la tensión sexual se acrecienta y la sensación de que están en una montaña rusa les llega a resultar incómoda y atractiva a la vez.

¿Alguna curiosidad?

Pues ahora mismo la única que se me ocurre es el “cuidado” con el que investigaba sobre el FBI. Me metí en su página tantas veces que llegué a pensar que se iban a mosquear. ;)


Nos regalas una escena para abrir boca… 

—¿Qué hago aquí?
—¿Dormir? —preguntó a su vez elevando una ceja en un gesto irónico.
—Genial —musitó para sí misma—. Y, ¿me puedes explicar cómo he llegado hasta este lugar?
Su expresión se tornaba cada vez más seria y la de él más divertida. Ver a su seria y eficaz compañera metida en su cama, casi desnuda y con ese semblante de espanto, le hacía sentirse a la vez contento y molesto. Aquello, desde luego, era un claro insulto a su ego, pero decidió no tomárselo como algo personal.
—Muy fácil —respondió aguantando una sonrisa y picándola un poco más—. Viniste tú solita.
—Ya. —Intentó buscar en su cerebro la escena que le recordara cómo había ido a parar allí, pero todo era niebla en su cerebro y, para colmo, Malcom estaba disfrutando a su costa. No había más que mirarle a la cara para saberlo.
Con cierto temor por conocer la respuesta, preguntó:
—Y… la ropa, ¿también me la quité yo?
—No —sonrió divertido—. Ésa sí te la quité yo.
—¿Qué? —gritó alarmada. Olvidando que sólo llevaba el sujetador blanco de encaje, soltó el edredón, que se apresuró a volver a subir cuando vio la dirección de los ojos de su compañero.
—No te preocupes —la tranquilizó a la vez que se defendía—. No miré.
Ante su expresión de duda, admitió con todo el descaro del mundo:
—Bueno, miré un poquito, pero entiéndelo. ¿Qué hombre en sus cabales no te echaría un vistazo?
—Malcooommm. —Su tono de advertencia le confirmó que había alcanzado el límite. Si seguía provocándola acabaría enfureciéndola de verdad—. Nunca imaginé que tendrías tanta cara —le espetó apretando los dientes y aguantando las ganas de ahogarlo.

Pues después de lo que nos cuentas estoy deseando releerla, además, esta portada me gusta mucho más que la anterior. Muchas gracias por estar en Regálame Romántica, es un placer hablar contigo Menchu. A todos, sabed que ya está a la venta en Amazon y demás plataformas digitales ¡¡no te pierdas Infiltrada!!


¡¡Feliz Lectura!!

viernes, 11 de marzo de 2016

Estoy Nominada al Premio “Bloguera con buen rollo”


¡¡Graciassss!!

He sido nominada a “Bloguera con buen rollo”

Que otro blog te nomine a un premio como este es un honor, es reconocimiento al trabajo realizado, sabiendo que en cada entrada hay mucha ilusión y cariño aunque todavía me queda mucho por aprender. Muchísimas gracias al blog amigo Porque leo lo que quiero por nominarme.

Regálame Romántica es mi casa, el lugar donde hablar de lo que más me gusta, la novela romántica principalmente. Además es un blog en el que ponemos, las colaboradoras y yo, mucho cariño y sobre todo, eso, buen rollo, es lo que intentamos siempre, que hasta las críticas sean positivas. Aprecio mucho los que lo siguen y comentan, Gracias!!

Las normas del premio son las siguientes:

Mencionar al blog que te lo otorgó y responder a las preguntas formuladas.
Nominar a 10 blogger@s que creas merecedores/as de esta distinción.Estas son las imágenes de los dos premios. Para ella y para él.
 


Preguntas:

 1.¿Cada cuánto publicas un blog? 

Intento dejar al menos una entrada a la semana, o dos mejor, una entrevista y una reseña, aunque no siempre lo consigo. 

2.¿Te costó decidir el nombre del blog? 

No, fue fácil. Olivia Ardey tiene la culpa del nombre. En el mismo tiempo que yo estaba pensando crear el blog ella publicó "Regálame París" donde me dedica el nombre de la protagonista y me nombra en los agradecimientos, quise devolverle la atención y de pronto pensé en "Regálame Romántica"

3. Recomiéndame un libro para leer y reseñar 

Es complicado porque lo que a mí me encanta a otra bloguera puede que no. Además, suelo leer libros antiguos más que actuales. Si tengo decirte algunos que me gustan mucho y recomendaría leer serían:
"Tú eres mi Amor" de Judith McNaught (Regencia)
"Orgullo Sajón" de Nieves Hidalgo (Medieval)
"Besar a un Ángel" de Susan E. Phillips (Actual)
"Secretos en la Noche" de Linda Howard (Actual)
etc... 

4. ¿Cómo decides el tema del día? 

Depende de lo que me palpite... suelo hablar de lo que leo, de autoras que van a publicar en entrevistas o dando opiniones y hablando de series o sagas, etc. Improviso bastante.

5. ¿Compartes tus publicaciones en redes sociales? 

Sí, por facebook en la página de Regálame Romántica.

6. ¿Cuál es tu sección favorita del blog? 

No tengo favorita, no sabría decirlo. Pero me gusta mucho hacer entrevistas a las autoras.

7. ¿Qué nos recomiendas de tu blog? 

Os recomendaría entrar en todas las secciones y cotillear todo un poco.

8. ¿Qué personaje es tu favorito ya sea en libros, series o películas? 

Mr. Darcy (Orgullo y Prejuicio)

9. Recomiéndame una canción:

Aquí me has pillado... no tengo canciones preferidas, pero bueno... me decanto por una balada


Nominados:

¡Enhorabuena a los blogs nominados!

Espero que disfrutéis y sigáis con la cadena.



Y ahora 7 cosas sobre mí…

1. Te gusta: Leer, viajar, el mar, el chocolate, mirar a mis sobrinos, acariciar a mi perra y abrazar a mi marido, lo último más ;)

2. Una película que no te cansarás de ver: Sentido y Sensibilidad

3. Un libro: Orgullo y Prejuicio de Jane Austen

4. Un color:  Depende del estado de ánimo que tenga. Ahora mismo diría el Gris.

5. Un valor: El sentido del humor

6. Un rasgo de carácter: Hablo muchooooo (eso dicen yo no creo que sea para tanto)

7. Una frase: Para viajar no hay mejor nave que un libro


martes, 8 de marzo de 2016

Reseña: Una Lección Inconfesable de Lis Haley



Valeria Richardson se encuentra más a sus anchas con la espada y luchando en los establos con su amigo Ralph que en las fiestas de la alta sociedad londinense a las que debería asistir. Después de todo, piensa la belicosa Val, fue en una fiesta así en la que su hermana conoció al hombre que dejó su reputación por los suelos, el detestable Vizconde de Chester, tras lo cual Val había jurado vengarse y odiarlo para siempre. 

Sin embargo, obligada por su tía a quitarse el atuendo varonil y vestirse como una dama para presentarse en sociedad, quedará a merced del vizconde, que tiene planes para esa bella y desinhibida guerrera de cabellos de fuego. 

Los acontecimientos se precipitan, los secretos se suceden, la sed de venganza de Val es infinita… ¿Pero cuánto tiempo puede la apasionada Val ignorar los mandatos de su cuerpo y su corazón? ¿Y qué hacer cuando nada a su alrededor es lo que parece? ¿Será algo que pueda resolver con su espada y su valor, o se trata acaso de la más peligrosa prueba de todas?

En octubre de 2014 hice una entrevista a Lis sobre esta novela, como la historica de regencia me gusta mucho, y leyendo lo que ella me contó en la entrevista, la tenía en lecturas pendientes. Pero, lo que me suele pasar, empiezo otros libros que se cruzan en mi camino relegando los pendientes y no ha sido hasta ahora que me puse y lo leí, eso sí, en dos días me lo había ventilado, pues empecé y cuando me dí cuenta llevaba la mitad leído de un tirón. Quién me conoce sabe que la historica, de cualquier subgénero (regencia, vikingos, medieval, higlanders, etc) es mi lectura preferida, me encanta adentrarme en estas épocas que solo puedo imaginar.

En esta entretenida novela te encuentras con Valeria, a la que su padre, viudo, ha dejado hacer su santa voluntad, y su voluntad ha sido comportarse como un chico, lleva años sin usar una falda, no digo más. Eso hasta que aparece su tia a poner orden. Es una protagonista atípica pues odia a la sociedad y prefiere estar en el campo con su mejor amigo practicando esgrima. Ella está enfadada por el desplante que el Vizconde de Chester hizo a su hermana, pues la perjudicó mucho cuando la dejó plantada en el altar ¡¡un escándalo en su día!! y su mayor ilusión sería vengarse. Lo que no se imagina Val es que al intentarlo va a dar con alguien más astuto que ella.

Owen, el Vizconde de Chester es un hombre orgulloso y carismático que no planeaba casarse, hasta que un testamento lo obliga a hacerlo ¡y pronto! En el pasado, él decidió, a última hora, vamos, el mismo día de la boda,(ahí se equivocó), no casarse con una mujer a la que no conocía apenas. Lo que no sabe es que con eso se ganó una enemiga a tener en cuenta, la que habría sido su "cuñada". Cuando ve a Val por primera vez se queda prendado al momento, y decide que, puestos a casarse, lo hará con esa hermosa mujer, hasta que descubre que es la hermana de su ex prometida. Empiezan a chincharse mutuamente y al final él hace algo impensable que lo llevará derecho al altar con su enemiga declarada. 

Cuando las circunstancias los obligan a comprometerse empieza la lucha de voluntades, pero casi sin darse cuenta se van conociendo y enamorando. Empieza una relación amor/odio, sobre todo por parte de ella que se cree en la obligación de odiarlo. Lo que ocurre es que a la vez saltan chispas cuando están juntos, complicado mantener el odio a raya.  Además de todo esto la novela está aliñada con un misterio y varios intentos de asesinato. Por supuesto Val cree poder resolver el misterio solita, sin darse cuenta del peligro que eso conlleva. 

Tengo que deciros que me ha gustado mucho, es rápida de leer y entretenida y si te gustan las historias de regencia con protagonistas algo peculiares, no te la piedas ;) En Amazon ya la puedes conseguir.


¡¡Feliz Lectura!!

viernes, 4 de marzo de 2016

Nieves Hidalgo nos presenta "Lady Ariana"



La promesa a un amigo moribundo obliga a Rafael Rivera, conde de Trevijo, a convertirse en el esposo de una díscola heredera inglesa.

Lady Ariana Seton acepta el compromiso impuesto por su abuelo, con la confianza de conseguir un divorcio rápido y encontrar al hombre adecuado para ser su esposo permanente.

En una época en la que España está dividida en dos bandos, los que trataban de instaurar de nuevo la monarquía y los que la denostan, Rafael y Ariana se verán envueltos en un complot para asesinar al que subiría al trono como Alfonso XII, mientras luchan enconadamente contra la atracción que, de forma irremisible, les va uniendo.


Para este San Valentín, Ediciones B ha sacado una colección de 6 novelas muy románticas, entre ellas está “Lady Ariana” de Nieves Hidalgo. La autora nos regala esta entrevista donde conoceremos más de esta novela, a ver que nos cuenta...

¿De dónde salió esta historia? 

Pues si te he de ser sincera, ni me acuerdo de cómo nació la historia de Rafael y Ariana, aunque es cierto que, siempre que puedo y el argumento me lo permite, me encanta relacionar a un español o a una española con el otro protagonista, supongo que es que me tira mi tierra. Creo recordar que vi una foto de una estirada señorita, que me iba muy bien con el personaje femenino. Dar vida a Rafael no fue complicado, me pareció el «contrario» perfecto para la flemática inglesa, aunque de flemática tiene poco porque su genio es de aúpa. Lo que sí te puedo asegurar es que cuando tomé el borrador de la novela y comencé a corregirla, me lo pasé en grande.

Fuiste la primera autora en ambientar sus novelas históricas en España, ahora hay otras que también lo hacen de forma maravillosa,  y Lady Ariana también tiene trama aquí ¿por qué España cuando lo “fácil” es irse a lo clásico en regencia que es Inglaterra? 

En efecto, hay compañeras que han creado historias maravillosas ambientadas en España, y no voy a negar que sigo sus publicaciones porque me encantan y me siento orgullosa de ellas. ¿Tú crees que es más fácil irse a Inglaterra? No sabría qué decirte. Creo que ambientar una novela en la Regencia o en cualquier época de la Historia de España, obliga a tener que trabajar con muchos datos y fechas que ya se han quedado un poquito oxidados en nuestra cabeza. Al menos en la mía, y eso que fue una asignatura que amé más que ninguna otra. No busco una historia en España cuando me pongo a escribir, solo una historia. Que se desarrolle en un país u otro, ya depende mucho del argumento y de los propios personajes.

Tus novelas son de temáticas muy variadas, tienes de jeques, medieval, regencia, oeste… etc ¿tienes un género preferido o que te resulte más fácil?

Siempre que sea de época, no tengo muchas preferencias, disfruto igual en el medievo que en el oeste americano o en Egipto. Aunque parezca a veces que puedo tener debilidad por la Regencia, la verdad es que me gusta cambiar de un tiempo a otro, de un lugar a otro. Cuando me viene una idea a la cabeza, no me pongo a pensar si los personajes van a estar en el siglo X o en el XVIII, a veces los he llevado al futuro. 

¿Qué te gusta leer a ti?

Ya lo he dicho alguna vez y no es broma: me gusta leer. Punto. Novela romántica, actual, negra, histórica… Si agarro un Mortadelo y Filemón, lo devoro. Creo que he leído todos los géneros. El lector y los libros en papel me acompañan siempre, aunque sea una salida de un día. Soy lectora compulsiva porque si, por desgracia, no llevo nada a mano, la publicidad de libros pegados en los vagones del metro o el folleto de un supermercado me vienen bien. Mi mayor castigo sería no poder leer nada. 

¿Qué nos vamos a encontrar al leer tu novela?

Una relación muy bonita, muy enfrentada, con chispas saltando por todos lados desde el primer momento. Hay que tener en cuenta que Rafael es un español orgulloso, cínico a más no poder, que ama su libertad por encima de todo y que se ve obligado a cumplir una promesa que no le agrada. Por si fuera poco, la estirada damisela con la que tiene que casarse se le enfrenta desde el instante en que se ven. Si sigue adelante es por su sentido de la lealtad y la amistad. Los rifirrafes son continuos y las situaciones entre los protagonistas divertidas, muy sensuales y románticas. Podríamos decir que es una apasionada guerra de voluntades. 

¿Te has documentado de alguna forma?

No quedaba otro remedio que hacerlo, ya que la época lo exigía. He tenido que buscar información para plasmar la hacienda de Rafael, algo sobre los toros y, desde luego, sobre Alfonso XII, que tiene su papel en la trama. Pero como me encanta recabar información, porque aprendo mientras me divierto…

¿A qué tipo de lectores va dirigida?

Al público en general, que ahora también los hombres se van acercando a la romántica. Les cuesta, muchos lo niegan, pero poco a poco aumenta su número porque se han dado cuenta de que es un género que, cuando está escrito con cuidado, resulta muy entretenido. Por tanto, a cualquiera que le guste una historia chispeante y con algún que otro toque histórico para ambientar.

Nos presentas a los personajes. 

Rafael es un hombre acostumbrado a hacer de su capa un sayo, como suele decirse. Decidido, un poco libertino, aunque sin pasarse, amigo leal, bastante irónico, ácido incluso algunas veces, pero capaz de arriesgarse por su país y por su rey.  Otra faceta que me gusta de él es que no le importa jugarse todo por dar una oportunidad a quien la necesita, como es su criado, un personaje con chispa que le habla de tú a tú y sin morderse la lengua, que se llama Juan Antonio Vélez. 

Ariana es una muchacha independiente, acostumbrada también a hacer su santa voluntad. Tan orgullosa o más que Rafael. Y opuesta a casarse con el primero que aparezca. Terca hasta decir vale, indómita ─tanto que la ceremonia es muy peculiar─. A la vez, es inteligente y amiga de sus amigos. Sobre todo, ama a su abuelo, por eso consiente en una boda amañada. Lo que más me gusta de ella es que es abierta de entendimiento y no mira a nadie por encima del hombro… salvo a Rafael, jajaja. 

¿Qué nos puedes contar de los secundarios?

Henry Seton, el abuelo de Ariana, es un personaje al que tomé mucho cariño, un viejo encantador que organiza todo para unir a los protagonistas. Vélez es listo como el hambre, respondón, pero leal a Rafael hasta la muerte. El amigo de Ariana es tierno y encantador. Y la familia de Rafael una gozada. Aparecen personajes reales alrededor de Alfonso XII que llevan la carga del entramado político. Los malos, pues eso, malos, egoístas y muy en su función.

¿Cómo definirías la historia de amor de los protagonistas?

¡Como una guerra campal. Si Rafael no se calla, Ariana menos; si él se burla, ella no se queda atrás; si uno es orgulloso, el otro le gana. Sin embargo, la atracción no es algo que se pueda dejar de lado y poco a poco se van dando cuenta de que, en realidad, no pueden estar separados.

¿Alguna curiosidad?

Pues hube de cambiar alguna escena en la que Rafael se exhibía delante de un toro. Es que reconozco que no llevo bien lo de ver matar a un animal, así que, una vez hecha la novela, me dije NO, y escribí esa parte de otro modo. 

Nos regalas una escena para abrir boca… 

Con mucho gusto...

Ariana salió con precaución para regresar a la habitación, no fuera que a Rafael se le ocurriera utilizar el cuarto de baño y la encontrara dentro. Hubiera sido lo único que le faltaba. Ni siquiera sabía cómo iba a enfrentarse a él, cómo podría mirarlo a la cara cuando no hacía más que recordarlo desnudo. Envuelta en la toalla, se deslizó sigilosamente, se coló en el dormitorio y cerró la puerta. A punto estaba de deshacerse de la toalla cuando esta se abrió de golpe. Soltó un grito de espanto y se volvió en redondo, con el único escudo de la prenda húmeda sobre su cuerpo. 
—El desayuno está casi listo, chiquita —dijo él sin mirarla siquiera. Y volvió a cerrar. 
Estupefacta, fue incapaz de moverse durante un largo momento. ¡Sería...! Se apoyó en la puerta y dejó que se ralentizaran los alocados latidos de su corazón. ¡Cómo se atrevía el muy... el muy...! Había estado a punto de pillarla sin ropa. Ensayando mentalmente mil y una palabrotas por no haber trancado la puerta al entrar, lo hizo entonces. Tiró la toalla al suelo, abrió su baúl y los ojos se le quedaron clavados en un liviano camisón. No era suyo, se dijo tomándolo y alzándolo para verlo mejor. Volvió a acalorarse. ¡Mataría a Nelly! La mataría en cuanto regresaran a Queen Hill. ¿Se suponía que debería haberlo lucido en su noche de boda? La prenda delicada, vaporosa, del todo indecente. Imaginarse con ese camisón delante de Rafael... Lo lanzó a un lado soltando un taco muy feo. Eligió una falda oscura, una blusa blanca y ropa interior. Se vistió deprisa, luego se cepilló el cabello y se lo ató con una cinta blanca. Ni de lejos le brillaba el pelo como cuando Nelly se lo arreglaba, pero estaba presentable. 
Salió del dormitorio dispuesta a cantarle las cuarenta a Rafael por haberse metido en él sin llamar.
El aroma que le llegó a la nariz hizo que se olvidara de todo lo que no fuese probar un bocado. Estaba famélica. Vale, sí, estaba enfadada con Rafael, estaba muy pero que muy irritada con él, pero lo primero era lo primero y tenía hambre. Admitiría cualquier cosa que le calmara los calambres del estómago. Ella no tenía ni idea de cocinar, pero parecía que él sí, así que, si no se mostraba altanera, hasta podría disfrutar de lo que fuera que él estaba preparando. Elevó el mentón y trató de aparentar serenidad. 
Cuando llegó a la cocina se le abrieron los ojos como platos ante el festín que la esperaba, debidamente dispuesto sobre la mesa. «Un desayuno digno de una princesa», se dijo pasando la lengua por los labios: mantequilla, mermelada, un molde de pan de los que le gustaba preparar a Nelly en sus ratos libres y que, ella lo sabía por experiencia, se mantenía jugoso durante días; fruta; beicon, un poco de queso... El olor a café recién hecho la hizo casi gemir. 
Rafael le sonrió al verla entrar, como si no hubieran estado a punto de matarse la noche anterior. 
—Buenos días. 
—Buenos días —contestó. 
Lo vio depositar la humeante cafetera sobre la mesa encima de un salvamanteles de madera y luego hacerle una irónica reverencia invitándola a sentarse. Lo miró como el que mira a un fantasma. Aún tenía el cabello húmedo, con algunos mechones cayéndole sobre la frente; vestía unos pantalones oscuros ajustados a sus largas piernas y una camisa blanca que no se había preocupado en abrochar y que dejaba ver su tórax bronceado. Ariana tragó saliva compulsivamente. Permaneció de pie, incapaz de quitarle los ojos de encima. A él pareció no importarle demasiado si ella lo acompañaba a desayunar o no, dejó dos platos con huevos sobre la mesa y ocupó una de las sillas. De inmediato, atacó el beicon. Saboreó el primer bocado y, viendo que ella permanecía estática, sus ojos pasaron revista a Ariana. 
—¿Seguro que te has peinado? —criticó engullendo otro trozo de tocino—. Al final voy a pensar que hubiera sido preferible traer con nosotros a tu criada. 
Ariana se irguió ofendida. Así que su cola de caballo no le parecía elegante al caballero. 
—Lamento si te disgusta mi aspecto. 
—Mira que lo dudo. 
—No he podido hacer más con el pelo. 
—Yo podría haberte ayudado si me hubieras pedido ayuda. 
—¡Ahora va a resultar que sabes peinar a una mujer! 
—Bueno... —Sonrió mordaz—. Se me da mejor despeinarlas, si te soy sincero. Pero seguro que te hubiera dejado el cabello mejor, chiquita. 
—Deja de llamarme así. 
—¡Oh, vamos, Ariana! —Se recostó en el respaldo de la silla olvidando el desayuno—. No empecemos de nuevo, por favor, con lo de anoche ya tuve bastante, aún me duele la cabeza de tus gritos. 
—¡Que aún te...!
—Anda, siéntate. Debes comer algo, no me gustaría que te desmayaras. Recuerda que he prometido no ponerte un dedo encima y si te caes redonda no voy a tener más remedio que recogerte del suelo... o dejarte en él hasta que recuperes la consciencia. 
—Eres un... un... un... —Se atragantó. 
—Princesa, he dormido mal y tengo hambre. He tenido la amabilidad de prepararte el desayuno, aunque lo he dejado todo perdido: se me han roto dos huevos, he abollado una bandeja y se me ha caído un plato. Se supone que es la esposa la que debería ocuparse de tales menesteres. ¿No puedes darme un poco de cuartelillo, mujer? 
Ariana estuvo a punto de echarse a reír al escuchar su odisea en la cocina. Era cierto que todo estaba patas arriba. Pero también era cierto que él se había tomado un trabajo que no le correspondía. No lo había hecho por complacerla, seguro, pero así y todo se lo agradecía. 
—Está bien, firmemos un armisticio. 
Se sentó frente a él y se sirvió un poco de pan y un huevo. Él sonrió como un pícaro. Ella tomó cuchillo y tenedor, muy digna, y Rafael soltó una carcajada chafando acto seguido el suyo con un trozo de pan. 
—Prueba a comerlos así, están mejor. 
—¿Con los dedos?
 —Con el pan. 
Ariana nunca había comido sin cubiertos, salvo alguna pequeña pieza de fruta. Le pareció de salvajes lo que Rafael proponía, pero sonaba divertido. Lo imitó, mojando el pan en la yema y engulléndolo con verdadero deleite. Se echó a reír.
—Eres un pagano. 
Con el buen humor acompañándolos, desayunaron en silencio sin dejar nada en los platos. Mientras Ariana se servía la segunda taza de café le preguntó: 
—¿Cómo es que sabes guisar? 
—No tiene mucha ciencia. De pequeño, solía colarme en las cocinas para robar trozos de pastel. Un día me pescó la cocinera, la buena de Elena, con las manos en la masa como se suele decir. Como castigo me tuvo toda la tarde batiendo huevos y azúcar, obligándome luego a hornear otro. 
—Una mujer sabia. 
—Lo era —dijo con añoranza—. Murió hace dos años y la echo mucho de menos. 
—Lo siento. ¿Cómo te quedó el pastel? 
—Bueno, no sé si se podía llamar así a lo que hice. —Dejó escapar una larga carcajada—. Más bien era una masa informe cuando lo llevamos a la mesa, nada presentable. Pero estaba sabroso. Al menos lo devoramos y a nadie pareció importarle que se asemejase más a la boñiga de una vaca.
Ariana no pudo aguantar ya la risa. Estaba descubriendo a un Rafael distinto, al muchacho divertido del que se embelesó siendo una chiquilla. 
—Me gustaría probar alguna vez tus conocimientos de repostería. 
—¡Ni loco vuelto a intentarlo! —exclamó aterrado—. ¿Otra taza de café? 
—No, gracias. —Ariana se levantó y le sonrió—. Ha sido un desayuno delicioso, te lo agradezco. 
—No me lo agradezcas y ayúdame a recoger todo.
—¿Cómo dices? 
Él ya retiraba los platos. 
—Ariana, ¿recuerdas que no hay criados aquí? ¿Recuerdas que estamos solos? 
—Sí, pero... 
—Habremos de repartirnos las faenas. Yo he cocinado. Tú, friegas. 
—¿Fregar? 
—Platos, tazas, cubiertos... —Se estaba divirtiendo de lo lindo viéndola azorada. 
Lo justo, era justo, pensó Ariana. No había limpiado un plato en su vida, pero le demostraría que era capaz de hacerlo. 
—Manos a la obra, mister Rivera —le dijo muy resuelta, remangándose las mangas de la blusa. 
Rafael le tiró un beso con los labios arrancándole una sonrisa. Era un majadero, pero terriblemente guapo cuando echaba mano del buen humor. 
Para cuando dejaron la cocina, más o menos recogida, Ariana no lamentaba nada. Prácticamente deberían reponer la vajilla completa, pero se había reído como nunca antes y entre ellos había nacido cierta camaradería. 

Ha sido un placer pasar este ratito contigo. Te mando un beso muy fuerte, y otro para las seguidoras del blog.

Para mí también es un placer hablar siempre contigo, yo ya tengo la novela y estoy deseando leerla, sabes además que la histórica es mi género preferido y siempre disfruto mucho con tus novelas. Te mando un grandioso beso y muchísimas gracias por la atención. Las lectoras que todavía no la tengan la podréis encontrar en vuestra librería habitual con el resto de la colección y también en epud si lo preferís en Amazon, Casa del Libro y demás plataformas digitales.

¡¡Feliz Lectura!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...