jueves, 30 de marzo de 2017

Nieves Hidalgo nos presenta "A las ocho en el Thyssen"



¿Se puede publicitar una novela de zombis como romántica? 

Alex Vílchez, autor reconocido de novelas de suspense, lo ha hecho animado por su editora, bajo el seudónimo de Robert Cooper. Es cambiar de tercio, o no escribir, porque se encuentra en un bajón creativo. Y para sorpresa de todos, la novela rompe el techo de ventas, posicionándose en el número uno de romántica.

A Lucía, administradora de la web más visitada del género, casi le da un soponcio cuando se entera y lee la novela de zombis. Sube una crítica que hace que el libro baje quince puestos en un solo día, declarándole la guerra. Y Vílchez está dispuesto a presentar batalla, utilizando mil artimañas para fastidiar a la mujer que intenta hundirlo.

Casualidades de la vida, se encuentran en una cita a ciegas. Lucía y Alex se atraen de inmediato. Pero ¿qué puede pasar cuando ella se entere de que Alex no es otro que su odiado Robert Cooper? ¿Qué hará Vílchez al saber que Lucía es la administradora de la web que le ha fastidiado las ventas y le está dejando en ridículo? 


Con el sello digital Selección de B de Books, este próximo mes de abril, sale a la venta esta comedia romántica de mi querida Nieves Hidalgo "A las ocho en el Thyssen", la primera que publica de género contemporáneo, pues ella es conocida por sus fabulosas novelas históricas de las cuales, creo, ha tocado todos los subgéneros.

Si hay algo que caracteriza a esta autora, y por eso me gusta tanto, es su capacidad de trabajar los distintos subgéneros de forma magistral; piratas, highlanders, vikingos, regencia, jeques, paranormal, medieval e incluso el lejano oeste... todos fantásticos, por lo que cada libro suyo es como paladear un bombón distinto, que ya sabes que te va a gustar pero que esperas que te sorprenda. Y ahora también nos trae contemporánea... ¡Me encanta!

Aquí tenemos tu primera novela contemporánea… ¿Cómo te has sentido al cambiar a este género, siendo como eres una maestra de la histórica? ¿Cuál te gusta más o en cual estás más cómoda?

Mujer, gracias por lo de maestra, aunque no sea cierto. Contestando a tu pregunta, cuando la empecé ─a pesar de que la historia me encantaba─, no me veía. Me sentía como un ciclista al que pones a correr en una pista de motos. Pero poco a poco los personajes se fueron apoderando de mí ─como siempre digo, empezaron a ir por libre─, las conversaciones salían solas, las trastadas me divertían y he acabado por pasarlo divinamente escribiéndola. Eso sí, ahora ya tengo mono de otra histórica; me siento muy cómoda mientras me documento.

¿Qué nos vamos a encontrar al leer tu novela?

A una pareja más o menos normal. Alex es un encanto, pero con sus fallos, su pasado y sus demonios personales, con la necesidad de escribir algo, lo que sea. Lo malo es que lo que se decide a escribir rompe los esquemas de Lucía, una defensora a ultranza de la romántica. Y ahí se monta el jaleo.

¿Tenías claros todos los personajes desde el principio? ¿Alguno que no esperabas se “coló” en tu historias?

Una vez empecé a escribir la novela sí que tenía muy definidos a los personajes principales, al menos como yo quería que fueran, hasta que ellos mismos toman forma y se ponen a decidir y a discutir conmigo. Es una batalla que siempre pierdo. También había decidido ya a los secundarios, pero siempre surge alguno al que no esperabas dar vida. No se puede remediar que un personaje, o varios, se hagan un hueco en la novela.

¿Ha habido alguna escena que te haya sido difícil de escribir?

Ninguna. Eso sí, hice un epílogo y me insinuaron, me pidieron, ME EXIGIERON que hiciera otro, jajaja. No le gustó a nadie.

¿A qué tipo de lectores va dirigida?

Yo creo que ahora ya no se puede decir que a mujeres de tal y cual modo de pensar. Ahora los hombres también disfrutan con este tipo de novelas, sobre todo desde que existen los lectores de ebook. Me haría feliz poder llegar a cualquier persona que quiera pasar un ratito divertido leyendo.

Nos presentas a los personajes.  Lo mejor y peor de cada uno.

Empecemos por Alex: de buena familia, buen estudiante, escritor por convicción. Todo debería irle bien. Sin embargo, tiene fantasmas en su pasado que le atormentan. No cree en el amor y tampoco tiene intenciones de enamorarse. ¡Pobre iluso!

La otra parte es Lucía: es la administradora de una web con mucho éxito y sueña con poder acabar algún día la carrera de odontología que dejó a medias. También tiene sus fantasmas, por eso se refugia en la web. Ella, no tiene tiempo para enamorarse. ¡Otra ilusa!

¿Qué nos puedes contar de los secundarios?

Por un lado, están los amigos de Alex: Carlos y Lara, que son los causantes de la cita a ciegas.

Por otro, los amigos de Lucía: Maribel, dueña de una escuela de baile y Toshiro, su socio; Josechu y Asier, una pareja encantadora que vive en el piso de al lado, y doña Elvira, su otra vecina de planta y una viejecita con carácter.

Luego tenemos a Pepa, la editora de Alex, culpable directa de que se organice el follón con la novela de zombis. Y a Lorena, la correctora, la única que parece pensar con claridad.

Por último, está Miguel, el padre de Alex y Beatriz, su sirvienta. Salen pocos ambos, pero creo que sus escenas son muy emocionantes.

¿Cómo definirías la historia de amor de los protagonistas?


Directa, como son las cosas ahora, sin andarse con medias tintas. Aquí no estaba escribiendo un romance en el siglo XVI sino en el XXI y tanto hombres como mujeres saben lo que quieren. A la vez, creo que me ha salido una historia con ternura por el modo en que se conocen, por cómo se encuentran luego, por cómo se desarrolla todo entre ambos. Hasta que se enteran de quién es cada uno, todo va sobre ruedas. Luego, vienen las faenas al bando contrario, la repudia a las mentiras y el miedo a perder el amor que han descubierto.

Nos regalas una escena para abrir boca… 

Carros de Fuego, de Vangelis, sonando a todo trapo en el móvil, le hizo sobresaltarse.  Alargó la mano para tomarlo.
Pepa.
¡La que faltaba!
─Dime. —Seco, sin ganas de hablar y mucho menos de escuchar lo que su editora iba a decirle, porque sabía lo que iba a decirle.
─¿Cómo lo llevas, Alex?
─Bueno, pues aquí sigo, sobreviviendo —contestó, ciertamente sorprendido, creyendo que se interesaba por su estado de ánimo.  
─Me refiero a tu libro. 
─Ya me parecía a mí.
─Supongo que estarás a punto de acabar. Si pudieras enviarme el manuscrito a finales del mes que viene, mucho mejor. Ya sabes que ha de pasar por las manos de Lorena, tendrás que revisar las galeradas, hay que...
─Lo siento, pero no voy a enviarte ninguna novela, Pepa. Dejo de escribir.
Silencio.
─¿Me has oído?
Nada. No se la oía ni respirar.
Empezó a preguntarse si a su editora no le habría dado un jamacuco. ¡Leches! Lo cierto es que había sido muy brusco soltándole la noticia así, de sopetón, sin prepararla. Que Pepa estaba menopáusica perdida, vivía a golpe de abanico y los cabreos no le sentaban nada bien, se contracturaba de pies a cabeza cada vez que agarraba uno.
─Pepa. ¿Estás bien?
Silencio.
─¡¡Pepa!!
Al otro lado de la línea escuchó perfectamente el zigzag, zigzag, zigzag del abanico moviéndose dale que dale. Vale, al menos no podrían culparle de homicidio involuntario.
─¡¡¿¿Pero tú estás gilipollas o qué??!! ─Seguía viva, solo había que escucharla gritar como una posesa─. ¡Quiero esa novela a la de ya! ¿Me estás escuchando? No me vengas con que has estado ocupado o que te han hecho la puñeta y que no tienes ganas de escribir. Lo que sí tienes es un contrato firmado y por una buena cantidad de adelanto.  
─Si tuviera que comer con lo que me pagas por las novelas, listo iba —se quejó—. Lo lamento, pero no...
─Despierta, cariño.
Su tono había cambiado de repente, como por arte de ensalmo. Porque Pepa Soto podía gritar como una energúmena y, al segundo siguiente, convertirse en la gallina que cuida de sus polluelos. No, no era cosa hormonal por los cambios en su organismo, es que tenía mala leche, pero que muy mala leche y se subía por las paredes a la mínima, aunque también era un alma cándida que siempre intentaba ayudar a los que quería. Y a él, lo quería. Alex siempre había tenido su apoyo cuando lo necesitó, había sido su bastón desde que le entregó la primera novela, hacía ya de eso ocho años. Era, lo que se dice, su niño mimado.
─Alex, cielo, han pasado seis meses. Si sigues fastidiado por la ruptura, deja de darle vueltas a la cabeza, esa idiota de Vanesa no va a volver ni falta que te hace. Tonto serías tú si lo hace y le abres los brazos, estás mejor sin ella. Olvídala de una puñetera vez, sal y diviértete. Y escribe. Sé que no te digo nada nuevo, pero esa estúpida no era adecuada para ti. ¡Por Dios, si ni siquiera leía más que revistas de moda! 
─Sé lo que pensabas de ella, pero es que aún me duele. 
─No te engañes. Lo que te duele es tu amor propio pisoteado. Escribe y se te pasará.

¿Alguna curiosidad?

Salvo que he tenido que pasearme por la zona donde vive Lucía, para ambientarme, y tomarte una cervecita en la cafetería del Thyssen… Y justo allí me encontré con una persona a la que no veía desde hacía años.

Pues ha sido un placer conocer un poco más de esta nueva aventura, estamos deseando leerla... Además ya está disponible en Amazon y demás plataformas en digital.

Muchísimas gracias por querer saber un poquito más de esta historia. Y por tu trabajo, siempre estupendo, defendiendo la lectura. Un beso muy fuerte para ti y para las seguidoras del blog.

lunes, 20 de marzo de 2017

Reseña: Un duque sin honor de Olivia Ardey




Una novela histórica que nos descubre que los pecados, al igual que los secretos, se disfrutan más cuando son compartidos

Todo Londres sabe que Damien Murray es un libertino con una existencia indigna de un lord. Pero su padre ha muerto y, durante la lectura del testamento, el flamante duque de Kedwell recibe dos desagradables noticias: que existe un heredero desconocido y que debe cumplir ciertas cláusulas testamentarias si quiere recibir su parte del legado.

La encargada de velar porque tal disposición se cumpla es lady Oriana Williams, madre del pequeño rival que le ha arrebatado la mitad de su herencia. Damien acepta con desagrado la compañía de Oriana en un viaje con cuatro destinos. Muy a su pesar, no puede evitar sentirse atraído por esa dama indomable de aspecto sereno, con la lengua rápida y demasiado joven para lucir ropas de viuda.

A lady Williams aún le duele el desprecio de la familia de su difunto marido, más por su hijo que por sí misma. Pronto descubre que ese lord de sonrisa maliciosa no es el sinvergüenza que aparenta, sino un hombre que ha sufrido y creció sin conocer el afecto. Damien le despierta sentimientos que creía dormidos y no sospecha que ella guarda un terrible secreto que puede unirlos más allá del deseo o separarlos para siempre.

  Zafiro         Olivia Ardey


Me gusta mucho la pluma de Olivia Ardey, tengo, además, predilección por la novela histórica, en todos los subgéneros, con lo que la combinación de Un duque sin honor es perfecta. Confieso que he disfrutado con esta lectura junto a unos personajes algo fuera de lo común, en una época donde las normas y etiquetas sociales tienen mucha importancia estos dos protagonistas son más bien dados a saltárselas.

Esta historia nos cuenta como el duque de Kedwell, Damien Murray, al conocer el testamento de su difunto padre, con el que no tenía trato desde hace años, se entera que este ha dividido la herencia entre él y un desconocido niño, y que para conseguir su parte tiene que realizar cuatro "misiones" muy especiales en las que tiene que participar con la madre de este, Oriana, que será la encargada de que estas normas se cumplan.

Como es normal no empiezan con buen pie. Lo primero que Damien piensa es que el joven lord es su hermanastro ilegítimo, algo que Oriana le aclara al punto que no es así, con lo que es un misterio, hasta el final de la novela, la relación que tiene este niño con su padre y con él mismo. Aún así, acepta realizar los encargos que las clausulas del testamento les marcan y de esta forma, viajando para entregarlos, va conociendo mejor a Oriana, una mujer muy distinta de las que él suele frecuentar.

Es una historia entretenida, vas viendo poco a poco como la relación entre esta pareja cambia hasta convertirse, primero en deseo y luego en amor. Con cada misión Damien entiende que sus actos tienen consecuencias y esto le hace cambiar su forma de ver algunas cosas.

Damien es un hombre con mente burguesa, un gran hombre de negocios, algo no muy bien visto para la clases altas de la época, pero al Duque le importa poco lo que puedan pensar de él y vive la vida a su manera, sin respetar ni tener en cuenta lo "correcto". Con un pasado doloroso y solitario se ha forjado a fuerza de trabajar y es algo de lo que se siente orgulloso, aunque para los demás sea un libertino sin honor.

El personaje de Oriana es algo peculiar, muy directa y poco dada al protocolo o normas, también vive la vida a su manera. Siempre dice lo que piensa y a veces usa expresiones que me sonaban algo raras para una dama de esa época. No hay demasiados secundarios, se centra bastante en la pareja, los justos para ayudar a la trama.

Lo más extraño para mí fue el final, totalmente distinto a lo que me esperaba. No os asustéis, acaba bien y es feliz, pero es que si no es por Oriana esta historia no terminaría bien, Damian no hace nada para terminar juntos, toda la decisión es de ella. Además él reacciona justo de forma contraria a lo que me esperaba al descubrir el secreto final que le desvela Oriana. No me lo esperaba así, pero lo que bien acaba... 

Olivia Ardey es una narradora fantástica, con un estilo limpio, sin mucha jerga, con clase y un lenguaje sencillo que hacen que se disfrute la lectura de sus libros. La sigo prefiriendo con sus novelas históricas, tengo mucha debilidad con Dama de Tréboles y la bilogía de las hermanas McKerrigan Delicias y secretos en Manhattan y Una chica con estilo que también os recomiendo mucho. 

¡Feliz Lectura!

lunes, 13 de marzo de 2017

Reseña: Fuego Intenso de Joanna Wylde



Reapers MC, 6

El club es lo primero. Siempre he vivido conforme a eso, tenía asumido que moriría por mis hermanos si era necesario y nunca me pareció que tal cosa fuera un problema. Ellos me guardaban las espaldas y yo a ellos, y punto. Pero entonces la conocí. Tinker Garret. Es bonita, fiel y trabaja tan duro que a veces me asusta… Se merece a un buen hombre, a alguien mejor que yo. Y no puedo hacerla mía porque el club aún me necesita. Hay otra mujer, otro trabajo y otra pelea esperándome.

Tinker se dará cuenta ahora de que le he estado mintiendo durante todo este tiempo. De que nada de lo que le he dicho es real. Ni cómo me llamo, ni el empleo que le he contado que tengo, ni siquiera la ropa que llevo. Ella cree que soy amable. Que solo somos amigos, que tengo alma… Cuando en realidad, hace años que la perdí. Ahora mismo ardo en deseos por esa mujer, y un hombre no puede estar así mucho tiempo, no sin acabar por destruir todo lo que le rodea. Pronto serás mía, Tinker. Muy pronto.

Moteros sexis, hermandad, lealtad, sexo y traiciones  

Vuelve los chicos de los Reapers MC. con Fuego Intenso, el 6º título de la serie. Tengo que decir que esta novela me ha gustado mucho. Narrada en primera persona nos muestra el punto de vista de ambos personajes, pues va intercalando la visión de ambos por capítulos, lo que la hace muy interesante pues podemos ver y sentir a través de ambos y no solo de uno. Esto ya lo ha usado en otros de los libros.

Es una novela erótica y claro, hay escenas de sexo, pero creo que la autora ha sabido modificar muy bien estas escenas, y aunque son bastante intensas no es que haya demasiadas, y las que hay quedan bien argumentadas, realmente los protas no se acuestan hasta bien pasada la mitad del libro y el sexo no es tan explícito ni tan constante como en otros títulos de la misma serie.

La ambientación es también peculiar, pues a mitad de la novela, más o menos, vemos que los incendios que hay por la zona, se van a cercando a la ciudad de Hallies Falls, algo que influirá en nuestros personajes y en la trama.

Gage es miembro de los Reapers MC y se presta voluntario para un trabajo de infiltración. En su misión tiene que ir hasta Hallies Falls y contactar con el club de moteros Nighthawk Raiders. A los Reapers les han llegado rumores de que les están robando y que están pasando cosas raras con ese club, así que hay que investigar qué está ocurriendo. 

Para eso Gage se crea una tapadera; será Cooper, un hombre en pleno proceso de divorcio y con dos hijos en una ciudad vecina, que además es motero independiente, sin club, y que se ha mudado a Hallies Falls hasta solucionar sus asuntos familiares. Además para integrarse mejor busca trabajo y alojamiento y al ver el anuncio de Tinker, que ofrece ambas cosas, ve la ocasión perfecta. Lo que no se espera es sentirse tan atraído por su casera.

El personaje de Gage es muy parecido a los otros "hermanos" Reapers de los que ya hemos leído sus historias, sexy, chulesco, duro, inteligente y sobre todo fiel al club y a sus ideales, él vive según sus normas, es un hombre que hará cualquier cosa por su club y sus hermanos y que lo último que espera es enamorarse. Le está costando llevar a cabo su misión, pues va en contra de todo lo que está sintiendo, pero fiel a su club hará lo que haga falta para aclarar las cosas.

Tinker se está se está divorciando, ella de verdad, después de una gran crisis con su marido. Está viviendo en Hallies Falls, su ciudad natal, desde hace poco pues su padre, que regenta un edificio de apartamentos, tiene problemas médicos, así que se muda para cuidarlo y gestionar la comunidad de vecinos. Además trabaja en su propio negocio de pastelería. Una de las cosas que necesita es un "hombre para todo", un manitas que se encargue de los muchos problemas de mantenimiento, así que pone un anuncio y el que se hace con el puesto es Cooper, el hombre más sexy que ha visto en su vida. 


Tinker me ha gustado mucho, es una mujer fuerte, que ha pasado por muchas situaciones duras pero las está superando, creo que ella lleva mucho peso en la historia. En este momento está en una encrucijada en su vida, tiene que tomar decisiones y además últimamente no tiene demasiada suerte.

La tensión sexual entre ambos es patente desde el primer momento, pero el problema es que Cooper, para llegar hasta Marsh, el presidente de los Nighthawk, e infiltrarse en el club va a usar a la hermana de este, Talia, toda una arpía que está como un cencerro, a la que se liga. Ambos empiezan a salir, y a copular como conejos, a pesar de que a él no le pone nada (todo sea por los Reapers), pero esa situación crea una barrera entre Gage y Tinker. La relación entre ambos será muy complicada, pero veremos que este motero no es de los que se rinden fácilmente.

Los personajes secundarios "Reapers" no son demasiados aquí, pues Gage está fuera de su club y de su ciudad. Claro que aparecerán; Painter, Horse, Ruger, Pignic o Hunter, pero de forma muy esporádica y al final. Los secundarios más importantes son el padre y amigos de Tinker y su ex. También Talia y su hermano, y presidente de los Nighthawk, Marsh.

Creo que se han quedado algunos cabos algo sueltos, por ejemplo Gage descubre que el ex de Tinker es corrupto pero no se desarrolla mucho esa trama, y le podrían haber sacado más jugo. Algo que tampoco entendí es que, en el epílogo, de 22 años después, estos dos, con lo muchísimo que les gusta intimar, no hayan tenido hijos propios... un misterio y un gran fallo a mi parecer (lo entenderéis si lo leéis).

Algo que me llamó la atención fue que la autora no sigue la cronología normal de la serie, es decir, este libro, si lo miramos de forma cronológica, iría antes del de Levi «Painter» "Caída Mortal" el 5º de la serie, pues lo que le pasa a Painter al principio de su historia ocurre al final de esta. Pero igualmente no es algo demasiado destacable ni que perjudique de alguna forma a la trama o a la serie.

Pero la autora lo explica; 

"Cuando empece a escribir este libro en 2015, el estado de Washington estaba sufriendo la peor temporada de incendios registrada de su historia. (...) El desastre natural que estábamos viviendo al tiempo que escribía mi libro me causó un impacto tan profundo que
decidí ajustar la cronología de la serie para incluir este suceso. No podía concebir que una novela que tiene lugar en la zona del incendio pudiera ser escrita sin mencionarlo. (...) aunque sí ha creado una pequeña discrepancia con la cronología global de la saga".

Lo que sí os puedo decir es que vais a disfrutar con esta historia y, aunque hay alguna de la serie que me ha gustado más, esta es bastante completa. Si la leéis no dejéis de comentarnos que os parece.


¡¡Feliz Lectura!!






Reseñas relacionadas: 

    
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...